La entidad señaló que, a partir de enero del año entrante, el interés máximo que los bancos podrán cobrar a sus clientes es de 25,98 %. Esto aplica tanto para créditos de consumo como para créditos ordinarios.

Son 21 puntos porcentuales los que bajaron en la tasa de usura, que cerró el 2020 en 26,19 %.

La Superintendencia añadió que la modalidad de microcrédito es de 56.58% efectivo anual, sin presentar variación con respecto al periodo anterior.

“Para los efectos de la norma sobre usura (Artículo 305 del Código Penal), puede incurrir en este delito el que reciba o cobre, directa o indirectamente, a cambio de préstamo de dinero o por concepto de venta de bienes o servicios a plazo, utilidad o ventaja que exceda en la mitad del Interés Bancario Corriente que para los períodos correspondientes estén cobrando los bancos”, agregó.

Frente al Interés Bancario Corriente efectivo anual para la modalidad de microcrédito, entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2021, la cifra se queda en 37,72%.