Arturo Calle habló de la fundación con la que busca ayudar a cientos de familias colombianas mes a mes, la misma con la que, por ejemplo, le regaló una casa el año pasado a una familia pobre en Bogotá que vivía en un furgón. Lo hizo en el programa ‘Yo, José Gabriel’, en el que también fue tajante al hablar de la fórmula con la que hay que acabar la “sinvergüenzada” que es la corrupción.

El empresario confesó que la idea de tener una fundación no nació cuando ya era un millonario, sino que la empezó a gestar desde que era un niño que no tenía mayores comodidades.

“Desde muy niño, cuando yo no tenía nada, yo ya había creado una fundación. Porque los antiguos eran muy dados a compartir con el prójimo, con sus trabajadores, lo que tenían. Eso fue lo que uno aprendió de sus abuelos, de sus padres, de todo el mundo. Antes de tener mi primera vivienda, primero le doné una al Minuto de Dios, completica”, recordó Calle en el programa del Canal RCN.

Después de eso, el empresario contó cómo es que se sostiene el día a día de su fundación. Hace varios años atrás, él donaba de su bolsillo el dinero con el que esta operaba, pero decidió cambiar esa situación pensando en el día en el que él ya no esté.

“La fundación siguió adelante, pero pensé: yo le dono mensualmente una plata a la fundación para que haga obras sociales, pero si yo me muero, quién le va a dar ese dinero. Entonces cogí un dinero importante, se compraron unas propiedades, esas propiedades generan una excelente renta y es una fundación que recibe donaciones, pero sin necesidad de estar mitigando”, aseguró el ejecutivo.

Lo que pocos sabían es que su fundación vela por otras cien, a las que mes a mes les da un dinero para que cumplan con sus diferentes objetivos. “La fundación hace una labor social. Lleva brigadas de salud a municipios abandonados, lleva mercados a los pobres, les ayuda a arreglar sus casas. La fundación les da dinero, mensualmente, a unas 100 fundaciones que necesitan eso“, concluyó el empresario.