Teniendo en cuenta los actuales acontecimientos y la premura de muchos sectores porque el fútbol regrese (…) me permito manifestarle presidente (Ramón) Jesurún, que a partir de la fecha es indispensable que cualquier comunicación, decisión o solicitud se maneje de forma directa y exclusiva entre la presidencia de la Federación Colombiana de Fútbol y el Ministerio del Deporte”, reza la misiva. 

De acuerdo con el documento, la idea de mantener una conversación fluida entre ambas partes se hace con la finalidad de evitar malentendidos y de que se busque involucrar a gente que no tiene nada que ver con el regreso del balompié nacional.

Lo anterior tiene como único fin garantizar un manejo oportuno y responsable de todas las decisiones que para el FPC debamos tomar, pues la actual situación derivada del COVID-19 ha generado grandes crisis, así como cambios en nuestra sociedad”, añadió el documento. 

El pasado 21 de mayo se produjo un extraño episodio en donde el presidente de Dimayor (Jorge Enrique Vélez) y los dirigentes de varios clubes se reunieron con el senador Álvaro Uribe Vélez, cosa que levantó muchas suspicacias entre la opinión pública.

Ese fue el caso del periodista Iván Mejía, quien dijo que esa reunión era con el fin de “pedir la cabeza” de Lucena 

Al respecto, el ministro del Deporte manifestó, durante un debate en la Comisión Séptima del Senado, que él no era “la piedra en el zapato” de nadie y que tiene una “responsabilidad histórica” con que el retorno del fútbol sea seguro y bajo los protocolos del Gobierno.