L’Équipe, periódico fundador del Tour de Francia, cargó tintas contra Nairo Quintana luego de que se supiera que la gendarmería francesa inspeccionó su habitación y la de los también boyacenses Dáyer Quintana y Winner Anacona durante la última semana de la ronda gala en busca de aparentes sustancias prohibidas.

El diario incluyó al jefe de filas del equipo galo Arkea-Samsic entre los “extranjeros del pelotón que han decepcionado a los equipos franceses”.

Y argumentó que “los equipos franceses se han ‘quemado los dedos’ en repetidas ocasiones fichando a ciclistas extranjeros de renombre, algo a lo se que arriesga Arkéa-Samsic con Nairo Quintana”.

Nairo y Dáyer entregaron versión libre ante las autoridades, mientras que las investigaciones ya produjeron la detención de un médico y de un fisioterapeuta.

El Arkea, entre tanto, emitió un comunicado oficial desligándose del caso y apuntando que las pesquisas están dirigidas “a un número muy limitado de corredores, así como a su séquito cercano, no empleado por el equipo”.

Coincidencialmente, Anacona y los Quintana no fueron cedidos para disputar el Mundial de Ruta con el combinado ‘cafetero’ en Imola, Italia, aunque Nairo habría indicado que no participaría debido a las heridas de sus múltiples caídas en el Tour.