Según el diario galo  Le Parisien,  en el lugar donde se hospedaban Winner Anacona, Nairo y Dáyer Quintana, la gendarmería francesa habría detectado elementos que estarían siendo materia de investigación por sospecha de un posible dopaje.

“De acuerdo con nuestra información, se encontraron cerca de 100 mililitros de suero fisiológico y equipo de inyección en algunas pertenencias personales”, señaló el medio sin dar mayores detalles al respecto.

El periódico solo se atrevió a decir con referencia a aparente ‘botín’ hallado por las autoridades en la última semana del Tour de Francia que “en varios casos recientes de dopaje, se han utilizado infusiones de solución salina fisiológica para disminuir el nivel de hematocritos [volumen de glóbulos rojos] en la sangre”.

Entre tanto, L’Équipe publicó que 2 familiares de los hermanos Quintana habrían sido detenidos y que estarían siendo investigados por el mismo caso, contradiciendo así a otras versiones de la prensa europea que apuntaban que los privados de la libertad serían un médico y un fisioterapeuta del equipo Arkea-Samsic, al que pertenecen  los pedalistas boyacenses.

L’Équipe también indicó que Nairo y Dáyer entregaron versión libre, mientras que el Arkea emitió un comunicado oficial señalando que las pesquisas están dirigidas “a un número muy limitado de corredores, así como a su séquito cercano, no empleado por el equipo”.

Coincidencialmente, Anacona y los Quintana no fueron cedidos para disputar el Mundial de Ruta con el combinado ‘cafetero’ en Imola, Italia, aunque Nairo habría indicado que no participaría debido a las heridas producidas por sus múltiples caídas en la ronda gala.