El medio expresó que en la operación que incluyó el allanamiento de la habitación de los colombianos Winner Anacona, Nairo y Dáyer Quintana en la última semana del Tour de Francia en busca de sustancias prohibidas, hubo interrogatorios y detenciones.

L’Équipe contó que los hermanos Quintana “fueron escuchados en audiencia libre, este lunes [21 de septiembre] en las instalaciones de la Oclaesp (Oficina central para la lucha contra los ataques al medio ambiente y la salud pública)”.

Y aunque versiones de prensa europea apuntaron a que los detenidos fueron un médico y un fisioterapeuta del equipo Arkea-Samsic, al que pertenecen los pedalistas boyacenses, el propio L’Équipe aseguró que en realidad se trata de familiares de Nairo y Dáyer, sin precisar su grado de consanguinidad.

“Según nuestra información, las 2 personas detenidas son familiares cercanos de los hermanos Quintana, Nairo y Dáyer… familiares objeto de investigación por sospecha de dopaje”, consignó el rotativo.

Al respecto, el Arkea-Samsic emitió un comunicado oficial confirmando el allanamiento y las investigaciones, pero desligándose del hecho, pues aclaró que las acciones solo son dirigidas “a un número muy limitado de corredores, así como a su séquito cercano, no empleado por el equipo”.

De acuerdo con la agencia AFP, el caso busca el “probable uso de métodos o sustancias prohibidas, así como el transporte y posesión de las mismas con el propósito de ser usadas sin justificación médica”.

Coincidencialmente, Anacona y los Quintana no fueron cedidos para disputar el Mundial de Ruta con el combinado ‘cafetero’ en Imola, Italia, aunque Nairo habría indicado que no participaría por sus heridas producidas por múltiples caídas en la ronda gala.