Desde las primeras horas de este lunes, después de que se confirmara que la final de la Liga BetPlay la jugarán Independiente Santa Fe y América, tanto el presidente de la Dimayor como el ministro del Deporte aseguraron en medios de comunicación que solicitarían a las autoridades que permitan el ingreso de unos 5.000 hinchas para las dos partidos de la serie por el título.

Sin embargo, el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, no se demoró mucho en desechar esa idea. A través de su cuenta de Twitter, el mandatario de la capital vallecaucana aseguró que, a pesar de que como hincha del América le gustaría ver a su equipo desde el estadio Pascual Guerrero, no accederá a permitir el ingreso de aficionados el próximo domingo.

“Me es imposible acceder a tener público en el Pascual Guerrero, atravesamos momentos realmente difíciles con la pandemia y 10 mil personas en el estadio durante tanto tiempo es complicado”, escribió Ospina.

Durante las semifinales del fútbol colombiano fueron recurrentes las aglomeraciones entre hinchas, tanto en los hoteles de los equipos involucrados como a las afueras de los estadios en los que hubo acción. De hecho, las autoridades en Bogotá aseguraron que multarán a los aficionados que usaron pólvora en la previa del partido entre Santa Fe y Equidad en su recepción al bus del equipo.

Ni el ministro de Salud ni el presidente Iván Duque se han pronunciado formalmente sobre la propuesta que hicieron los directivos del fútbol colombiano.

Entretanto, el presidente de Santa Fe, Eduardo Méndez, se mostró esperanzado en que la alcaldesa Claudia López permita el ingreso de unos 5.000 hinchas al estadio El Campín, aunque también declaró que entiende que para ello es necesario que el Gobierno Nacional también acceda.

La gran final de la única liga de este 2020 ya tiene programación. La ida se jugará en Cali el próximo domingo 20 de diciembre y la vuelta en Bogotá el 27.