Sin referirse con nombre propio a los colombianos Nairo y Dáyer Quintana, como sí lo hicieron medios de la talla de L’Équipe y Le Parisien, el texto confirmó que hubo comparecencia de los 2 luego de que la gendarmería allanara la habitación que ambos compartían con el también boyacense Winner Anacona en la última semana del Tour de Francia.

“El equipo Arkea-Samsic fue informado de que 2 de sus corredores habían sido escuchados por la Policía como testigos libres”, apuntó el reporte inicialmente.

Y agregó que ninguno de los 2 tuvo más requerimientos: “Al final de la audiencia, pudieron regresar a su domicilio, estando libres, para ejercer su profesión de ciclistas sin ningún tipo de restricción”.

Sin embargo, el equipo siguió tomando distancia de la investigación, pues en un primer comunicado había referido que las pesquisas no tenían que ver con su personal y que era tema exclusivo de los pedalistas y “su séquito”.

Fue por ello ahora se ratificó: “El  Arkea-Samsic y su director general, al no tener acceso a los documentos del expediente incluidos en el procedimiento y las investigaciones realizadas, permanecen atentos y vigilantes de lo que suceda”.

A su vez, Nairo Quintana en un escrito personal expresó que le “incautaron suplementos vitamínicos perfectamente legales, no familiares para las autoridades francesas”.

Incluso, el médico y el fisioterapeuta que fueron detenidos, ya están en libertad.

Coincidencialmente, Anacona y los Quintana no fueron cedidos para disputar el Mundial de Ruta con el combinado ‘cafetero’ en Imola, Italia, aunque Nairo habría indicado que no participaría debido a las heridas de sus múltiples caídas en el Tour.

Acá, el comunicado del Arkea-Samsic: