No obstante la pereza que da ensuciarse las manos o la ropa, o el tiempo que pierde si se vara por un neumático desinflado, usted puede hacer su vida menos ‘miserable’ en ese momento si aplica ciertas técnicas, como las que comparte Ford de México:

  1. Si siente que el carro le comienza a jalar para algún costado o siente un ruido extraño, deténgase lo antes posible en un lugar seguro, donde no vaya a obstruir el tráfico o que ponga en riesgo su vida o la integridad de otros conductores. Apague el vehículo, déjelo engranado (en un cambio o en P, si es de transmisión automática) y active el freno de emergencia.
  2. Apenas se baje del vehículo, señalice con sus conos o triángulos que está varado, para que otros conductores adviertan su presencia a la distancia. Los conos deben quedar a por lo menos 15 metros del vehículo.
  3. Bloquee la llanta diagonal a la que está pinchada con tacos, adelante y atrás, para que el carro no se mueva cuando esté elevado.
  4. Saque el gato, la llanta de repuesto y la cruceta o llave de ruedas.
  5. Afloje las tuercas de las ruedas en sentido contrario a las manecillas del reloj, pero no las retire por completo.
  6. Ponga el gato en el soporte para tal fin. No puede ser en cualquier lugar, ni en puntos de la carrocería, pues podría caerse el vehículo o le podría causar daño. Por lo general, se puede levantar del chasís, la tijera, el centro de las hojas de resorte o la puntera del amortiguador, aunque el manual del vehículo muestra cuál es el lugar idóneo.
  7. Levante el vehículo hasta que la llanta pinchada no toque el suelo y dele unos 5 centímetros más de altura, para que no tenga problemas cuando ponga la llanta de repuesto inflada. Termine de quitar las tuercas o los pernos.
  8. Retire la llanta desinflada y póngala debajo del vehículo. Eso con el fin de aumentar la seguridad, en caso de que se caiga el gato, si lo dejó mal puesto o está sobre terreno inestable.
  9. Ponga la llanta de repuesto sobre los espigos o sobre la guía para que la llanta quede lista para poner las tuercas. Si la llanta es muy pesada, puede meterla de la parte de abajo primero, aún en contacto con el piso, y que solo sea levantarla un poco para asegurarla con una tuerca, con la otra mano, y así sucesivamente, hasta poner las restantes con la mano. Una vez puestas. Apretar con la llave hasta que sienten.
  10. Baje el carro y apriete una a una las tuercas con la llave, con fuerza. No olvide desbloquear la llanta que tenía los tacos, recoger los conos de señalización, retirar el gato, sacar el repuesto de debajo del carro y guardarlo en el baúl, y revisar que no se le quede nada.

Finalmente, un consejo es que apenas se desvare busque un montallantas o un centro especializado para que le despinchen el neumático y lo vuelvan a colocar, y no sobre que en ese proceso los expertos revisen que las llantas estén bien apretadas y calibradas a la misma presión de inflado.