Fong aseguró a GQ que la planta contiene neurotransmisores como la dopamina y serotonina, que son esenciales a la hora de reírse, por lo tanto, se dice que es por ellos que las personas suelen experimentar estos ataques de carcajadas, que se vuelven contagiosos si se comparte el momento con personas de confianza.

“Induce la risa de los consumidores”, manifestó el especialista, quien aseguró que esta reacción es solo un reflejo, como estornudar, toser o rascarse; incluso, puede producirse de manera espontánea y por distintas razones, algunas inesperadas.

Lewis apoyó en su charla con el medio la respuesta del psiquiatra, y agregó que los neurotransmisores están presentes en el THC, que es el componente psicoactivo de la planta, que actualmente se está explotando de forma medicinal.

Al fumar marihuana, la dopamina y serotonina se esparcen con facilidad por el cuerpo del consumidor, por lo que también se produce el estado de relajación. El jefe de la unidad de toxicología agregó que entre más concentrada (fuerte) sea la hierba, mayor será la posibilidad de reírse.