Según un documento emitido por el Centro para el Control de la Prevención de Enfermedades, citado por GQ México, el tapabocas de tela se debe lavar luego de cada uso y es útil como medida de protección solo hasta la postura número 20.

En cuanto a la limpieza, el centro aseguró que se puede hacer de tres formas: la primera, mezclando 4 cucharadas de cloro con un litro de agua, sumergiendo el cubrebocas durante 5 minutos, y luego lavarlo con abundante agua y jabón.

Para quienes tienen este elemento de colores, pueden limpiarlo con agua tibia y jabón; el centro recomendó no meterlo en la lavadora y, si lo hace, que sea en una funda y desinfectarlo con un producto que tenga peróxido de hidrógeno.

Ante las medidas de limpieza, el informativo reconoció que no hacerlo puede irritar la piel, estimular el desarrollo de acné y reducir la protección ante el COVID-19.