Como explicó Cosmopolitan, el francés Christian Paincheval es quien asegura haber encontrado la solución para este desagradable y oloroso problema, que no es solo de unos cuantos sino que afecta a la mayoría de las personas y, sobre todo, después de una comida pesada.

El hombre creó unas pastillas que, supuestamente, transforman el nauseabundo olor de las flatulencias. Incluso, la persona puede escoger a qué quiere que huelan sus gases de ahora en adelante, las opciones van desde rosas hasta chocolates.

PilulePet se llaman las tabletas que, según él, le cambiaron la vida después de crearlas, pues su idea surgió luego de que experimentara una de las vergüenzas más grandes de su vida. Christian salió a comer con sus amigos y estuvo a poco de ahuyentar al resto de comensales del lugar.

La idea la estuvo trabajando desde 2007 en su empresa Lutin Malin, y luego de varios ensayos y errores logró lo inimaginable: con ingredientes naturales creó las pastillas, consideradas un suplemento alimenticio.