Según el epidemiólogo Álvarez, entrevistado en Caracol Radio, las dos vacunas se encuentran en la fase más avanzada en ensayo en humanos, la III, que es donde se aplica la posible cura a un grupo de entre 10.000 y 20.000 personas, de diferentes condiciones.

“En esta fase se requiere un tiempo para ver si produce anticuerpos y defensas contra el virus, y que además estos permanezcan en el tiempo, y eso necesita entre 4 y 6 meses. Si pasa esta fase inician a producirse masivamente”, explicó el profesional.

Eso se alinea con lo que dijo la directora de medio ambiente, cambio climático y salud de la OMS, que pronosticó que para principios de 2021 ya habría vacuna contra el coronavirus.

Pese a que aún falta la prueba de fuego, Álvarez indicó en la frecuencia radial que ya hay una asociación de dos países (no dijo cuáles), que ya están produciendo las vacunas “masivamente”, para que, en caso que se demuestre que funciona, solo sea distribuirla.

“Es una buena estrategia. Obviamente, si se demuestra que no funciona, esa vacuna no se podrían utilizar”, advirtió.

El entrevistado señaló en el medio que la OMS está trabajando para que cuando haya una vacuna se distribuya equitativamente a todos los países, y no sea una cuestión de poderes. Añadió que los primeros en ser vacunados serían los mayores de 60 años y los que tienen comorbilidades, que son los más vulnerables a la pandemia.