“La fecha sería primeros del año próximo. Los optimistas dicen que antes de final de este año. Ojalá tengan razón“, indicó la directora María Neira en la conferencia por vía telemática ‘COVID-19: la encrucijada de la OMS’, organizada por Barcelona Tribuna.

A la Organización Mundial de la Salud (OMS), añadió Neira, le corresponderá “coordinar y arbitrar” la carrera por la vacuna, pues “no solo podrá beneficiar a los países que hayan pagado”.

Además, recordó que habrá subvenciones y la aportación de donantes para aquellos en peor situación para hacerse con vacunas, lo que, según ella, también “genera claros beneficios económicos para las farmacéuticas”.

A propósito del rebrote registrado en China, explicó que se investiga y que se irá comunicando “lo que se sepa”.

Más allá, sobre la posibilidad de un rebrote global, Neira espera que no se produzca, aunque instó a protegerse al máximo: “Esperar lo peor para que luego sea lo mejor”, resumió.

Preguntada sobre si la OMS reaccionó tarde al declarar la pandemia, Neira señaló que, al oficializarse la epidemia en China, en el resto del mundo solo había 80 casos confirmados y ninguna muerte. Por eso, no era una pandemia con potencial mundial y, en ese sentido, “no se llegó tarde”, argumentó.

Al mismo tiempo, tras la alerta en China, el resto del mundo tuvo dos meses y medio para “prepararse y responder”, sobre todo teniendo en cuenta las medidas “excepcionales tomadas” por Pekín, que incluso algunos calificaron de “totalitarias”.

En su opinión “personal”, destacó que el gobierno chino “no escondió nada” y cree que, de haberlo hecho, “el sistema lo hubiera detectado”.