Durante una entrevista con Pulzo, el experto aseguró que lo primero que deben garantizar los restaurantes es que, entre los clientes, exista una distancia mínima de 2 metros; además, que cada uno de sus empleados debe estar certificado en manipulación de alimentos.

“Nadie que trabaje en un restaurante puede trabajar sin este curso”, comentó Núñez, y agregó que los trabajadores como mínimo deben portar tapabocas, gafas, gorros y protección en sus manos.

“Es difícil saber si al ir a un restaurante están teniendo las medidas”, aseveró el especialista, y recordó que el cliente siempre tiene la posibilidad de exigir que sus alimentos sean entregados de la mejor manera.

En cuanto a los meseros, el epidemiólogo comentó que antes de la pandemia era usual verlos sin usar tapabocas, pero esto no debería pasar en ningún establecimiento que ofrezca alimentos dentro de sus servicios, puesto que así se expone al cliente.