Durante la conversación, el experto aseguró que no se debe olvidar que en cualquier agente externo puede estar el virus, por lo que recomendó lavar tanto los paquetes, frutas y verduras que tengan cáscara gruesa.

En el caso de alimentos como el coliflor, cebolla y brócoli no se deberían lavar con agua y jabón porque se impregna el aroma; no obstante, Núñez aseguró que al cocinarse el virus muere.

El COVID-19 al exponerse a temperaturas superiores a los 50 grados centígrados muere, cuando el agua de la preparación hierve hay mayor certeza de que la amenaza ha sido eliminada.

El epidemiólogo, que hizo parte del equipo que estuvo frente a la epidemia de H1N1 y hace parte del Colegio Médico Colombiano, recomendó lavar los productos, luego las manos, pelarlos y ahí sí consumirlos.