En un comunicado emitido por la Organización Mundial de la Salud, que fue citado por el portal, se desmiente que el tabaquismo vuelva a las personas resistentes ante el coronavirus, pues el efecto es totalmente negativo.

El consumo de cigarrillo sigue siendo un “factor de riesgo conocido”, que puede incrementar los problemas respiratorios y hasta llevar al paciente infectado con COVID-19 a la muerte.

Fumar afecta la función pulmonar, lo que dificulta al cuerpo la lucha contra el coronavirus y otras enfermedades”, explicó el portal, y agregó que el tabaco es el peor enemigo de los problemas cardiovasculares, el cáncer, y la diabetes.

Teniendo en cuenta lo anterior, hay que recordar que cuando alguna persona presenta dichos padecimientos, el cuerpo suele ser menos resistente ante el coronavirus; la mayoría pierde la vida.

No hay información suficiente para confirmar ningún vínculo entre el tabaco o la nicotina en la prevención o el tratamiento” del virus; por lo tanto, la OMS solicitó a la comunidad científica y medios de comunicación tener más cuidado a la hora de difundir este tipo de información.

Es importante mencionar que a causa del tabaquismo mueren más de 8 millones de personas al año y, de estas, 1,2 millones pierden la vida por ssolo exponerse al humo.