La también modelo comentó que ni ella ni sus amigos usan cubrebocas porque toman dióxido de cloro, pero lo cierto es que hasta el Invima ha alertado sobre el uso de esta sustancia para tratar cualquier condición médica.

Riesgos de consumir dióxido de cloro

Paola Pulgarín, coordinadora del grupo de investigación clínica del Invima, dijo a Blu Radio que consumir ese compuesto químico, que es similar al cloro y a la lejía, produce problemas respiratorios, cardiacos, circulares, hepáticos, el cuerpo se deshidrata, y hasta podría causar la muerte.

Incluso, la FDA (Administración de medicamentos y alimentos, por sus siglas en inglés) envió una alerta para todos aquellos que contemplan ingerir la sustancia, pues destruye los glóbulos rojos de quien lo consume y afecta su sistema digestivo.

Médico puso en riesgo a pacientes por administrarles dióxido de cloro

En el hospital San Carlos, de Bogotá, un galeno quiso experimentar con el químico en 3 pacientes, en mayo de 2020; esto, sin contar con algún tipo de evidencia médica que sustentara los efectos positivos de la sustancia en el cuerpo humano, por esto fue retirado de sus labores.

En noviembre de 2020, el Colegio de Médicos de Baleares, España, alertó a la comunidad sobre el uso de dióxido de cloro en pacientes diagnosticados con COVID-19, pues este no aporta ningún beneficio.

Asímismo, BBC consultó a varios especialistas que aseguraron que el químico tampoco sirve para tratar diabetes, malaria, asma, autismo o cáncer, enfermedades que supuestamente ayuda a combatir este líquido, que ofrecen como un ‘suplemento mineral milagroso’.

¿Para qué sirve el dióxido de cloro?

Aunque se le atribuyen beneficios antimicrobianos, antiinflamatorios y antivirales, la FDA recordó que no se considera un medicamento y que sus usos nunca han sido a favor de la salud humana, o al menos no directamente.

Además, BBC recordó que el líquido se usa comúnmente como blanqueador y para descontaminar superficies industriales.