covid“La ventaja de la vacuna es que podemos disminuir de manera muy importante el número de muertes, los casos graves y el impacto en la sociedad en general, y en ese sentido podríamos regresar a una vida normal”, dijo el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, sin predecir un plazo para ello.

La esperanza de que la nueva enfermedad podría desaparecer con la vacuna ha quedado atrás por varios factores, entre ellos la presencia del COVID-19 en tantos países, la imposibilidad de aplicar medidas integrales y de largo plazo para contener los contagios y el suministro todavía muy limitado de las vacunas.

El reto es enorme si se considera que la humanidad solo ha conseguido erradicar una enfermedad del planeta: la viruela.

“La cobertura de las vacunas no alcanzará el punto en el que detendrán la transmisión por completo. Lo más probable es que la enfermedad siga presente por mucho tiempo, a menos que se cumplan las medidas (de prevención) y la cobertura de vacunación que se requeriría”, recalcó el experto de la OMS en una rueda de prensa.

Advirtió que si algunos grupos quedan fuera de la vacunación, en particular los adultos jóvenes, “entonces tendremos problemas para erradicar esta enfermedad”. Hay que recordar que hay algunos casos de muertes en personas recién vacunadas.

“No creo que tengamos que considerar la eliminación o la erradicación de este virus como la medida de nuestro éxito. Tendremos éxito si reducimos la capacidad de este virus de matar, llevar a la gente al hospital y destruir nuestras vidas desde el punto de vista económico”, explicó.

Ryan dijo que el objetivo realista debe ser controlar el virus “y no que el virus nos controle a nosotros”.

Para ello la OMS defiende la necesidad de que haya una distribución equitativa de las vacunas disponibles para que éstas sean utilizadas en los grupos más expuestos al coronavirus, los sanitarios, las personas mayores y aquellos que sufren de dolencias crónicas, en todos los países y no solo en los que han alcanzado acuerdos directos con las farmacéutica que están produciendo las vacunas.

Colombia está en pleno segundo pico de la pandemia

Según el reporte del domingo 24 de enero del Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas se procesaron 51.549 pruebas, de las cuales 38.926 fueron PCR y 12.623, de antígeno. Hubo 392 fallecidos y 12.516 nuevos casos.

Además, se registraron 9.859 recuperados, con lo que el número de pacientes que ha logrado superar a la pandemia se estableció en 1.832.168.

Por otra parte, el país quedó hasta el momento con 123.817 casos activos por coronavirus, agregó la información.

Bogotá tuvo 4.043 nuevos infectados, mientras que en Antioquia se detectaron 1.650 y 1.542, en el Valle del Cauca.