Según Women’s Health, el esperado avance científico, que se llama Livia y es tan pequeño como un reproductor de música, emite impulsos electrónicos que alivian de inmediato los intensos dolores producidos por la menstruación (dismenorrea). Además, anula el uso de medicamentos para tratarlos.

Un grupo de médicos israelíes fue el encargado de salvar de esta molestia a varias mujeres. El dispositivo tiene dos electrodos que se adhieren a la piel y estimula los nervios para bloquear la sensación de dolor. La persona es la que domina la intensidad con la que trabaja.

A pesar de que es una idea que muchas agradecerán y reduce el dolor hasta en un 80 %, parece que su precio es una gran barrera para adquirirlo, pues en Amazon cuesta 184 euros: más o menos 656.000 pesos colombianos.

Este es Livia: