Un estudio realizado por la Universidad belga de Lovaina, que fue compartido por la revista Nature Medicine, encontró que la bacteria llamada akkermansia muciniphila acelera el proceso de metabolización de la grasa.

La investigación se realizó con la ayuda de 40 personas, que fueron separadas en 3 grupos: los primeros recibieron una cepa muerta de dicho microorganismo, los segundos una cepa viva y los últimos placebo; cada uno debía mantener sus hábitos alimenticios normales durante 3 meses.

El primer grupo perdió más de 2 kilos y su grasa disminuyó en un kilo. El proceso no arrojó efectos secundarios y los valores hepáticos mejoraron. Con los demás no se consiguió un cambio tan relevante.

Gracias a los resultados obtenidos, los especialistas dijeron que de esta manera se podrían solucionar los problemas que tienen algunas personas para bajar de peso.