Los oficiales Robert Lindblom y Kyle Skipper atendieron el caso y tan pronto vieron a la niña, comenzaron a practicarle reanimación cardiopulmonar, informó WBTV, afiliado a CBS.

“La giré en mi brazo y solo le di varias palmadas firmes en la espalda para hacer que expulsara todo lo que tenía en los pulmones y la garganta”, manifestó Skipper a ese canal.

Un video compartido por la policía de la ciudad muestra que la niña respondió positivamente después de varios minutos de angustia.

El oficial Lindblom indicó al medio que, en un principio, pensó que la pequeña no lo lograría:

“Para ser honesto, mi primer pensamiento fue que no había forma de que la trajéramos de vuelta. Su piel estaba tan morada y azul que pensé que se había ido”.

El uniformado agregó que cuando vio a la niña respirando, pensó que se trató “de un milagro”.

De acuerdo con WBTF, no está claro cómo fue que la pequeña resultó ahogándose en la piscina y tampoco hay información sobre si los abuelos enfrentarán cargos por negligencia.

A continuación, el video del rescate: