Científicos libaneses hallaron el pasado mes de abril a un tiburón zorro de 4,5 metros de largo con una herida mortal en las costas del país africano. Al revisarlo, sacaron el pico de un pez de 30 centímetros de largo, indica la investigación publicada en la revista Ichthyological Research.

Los investigadores señalan que el tiburón sufrió heridas cerca de la columna vertebral y en el aparato branquial, lo que provocó daños en los nervios y las arterias. Además, la ‘espada’ atravesó los arcos branquiales y luego llegó al corazón, detalla el estudio.

Los científicos describieron al pez espada (Xiphias gladius), como “un depredador de gran movilidad” conocido por atacar tiburones, ballenas, humanos e incluso objetos como barcos.

Sin embargo, explicaron que la mayoría de ataques a tiburones por parte de esta especie son por parte de ejemplares más pequeños, pero en este caso el tiburón zorro era adulto y casi del mismo tamaño que su atacante, lo que llamó la atención de los especialistas.

“El pez espada involucrado en el ataque actual no era joven, sino aproximadamente del mismo tamaño que el tiburón zorro y, por lo tanto, no encaja en su espectro de presas, lo que hace pensar que sea poco probable un ataque como respuesta defensiva”, expresó a la revista Forbes Patrick L. Jambura, de la Universidad de Viena y autor principal del estudio.

Se trata de otro caso que muestra cuán peligrosos son los peces espada”, agregó el científico, quien sugiere que el ataque pudo haber sido accidental.

Las 2 hipótesis que manejan es que el tiburón y el pez espada estaban luchando por la misma presa o que fue un intento del pez por ahuyentar al escuelo.

Lo que más preocupa a Jambura es que de encontrar más casos similares se confirmaría que la sobrepesca está llevando a estos depredadores a competir por comida. “Sería una señal alarmante de la situación en el Mediterráneo”, finalizó en Forbes.

A continuación, el video del momento en que encontraron al tiburón muerto por una puñalada en el corazón de un pez espada: