De acuerdo con el medio Mirror, los médicos solo le dieron un 10 %  de posibilidades de vida, por la gravedad de la enfermedad.

Sin embargo, Harmonie desafió la muerte y contra todos los pronósticos, se curó de la meningitis. A los 3 años ya caminaba con su prótesis con facilidad y hasta estuvo en una media maratón en marzo de este año, indicó el medio británico.

Su espíritu de lucha fue tan fuerte que ahora Harmonie, de Bath (Inglaterra), toma clases de gimnasia.

La menor es capaz de hacer varios trucos como rebotar en el trampolín y hacer botes en el suelo, sin sus prótesis.

“En cuanto a los movimientos y aparatos, los entrenadores la ayudan y ella encuentra su propia manera de hacer las cosas”, afirmó Freya Hall, madre de la niña, al mismo medio.

Hall indicó que al principio estaba nerviosa de inscribir a su hija en las clases de gimnasia, pero Harmonie se adaptó muy bien y ahora tiene varios amigos.

“Es realmente importante mantenerla activa y quiero que Harmonie sepa que puede hacer cualquier cosa que se proponga en la vida, para que no vea barreras”, agregó la madre.

La historia de la pequeña gimnasta se volvió viral y fue registrada por varios medios de todo el mundo.