De acuerdo con los medios locales, el sujeto vio al animal enjaulado, se acercó para verlo más de cerca e intentó alimentarlo. 

“En ese momento yo sostenía una barra de hierro. Accidentalmente apoyé mi mano sobre una pared, con lo cual [el tigre] agarró la barra y la metió dentro. Metí la otra mano para sacar la barra de hierro, y me mordió”, comentó Quoi a los oficiales.

Por su curiosidad, el hombre perdió todo su brazo derecho y su antebrazo izquierdo, indicó la prensa de ese país. 

Quoi fue trasladado al Hospital Cho Ray en condiciones críticas por la gravedad de las heridas. Allí fue operado y logró sobrevivir al ataque del animal.

La policía informó que al momento del incidente la víctima estaba bajo efectos del alcohol.

Los medios de ese país revelaron que el propietario de este complejo animal, identificado como Huynh Van Hai, fue condenado a prisión por comercializar tigres de manera ilegal hace 10 años.