Tabares se percató de que el canino tenía la barriga y sus patas lastimadas, además pesaba menos de 2 kilos y solo tenía 3 meses de haber nacido.

Sin dudarlo, lo adoptó y le ayudó con varios tratamientos para que el perro recuperara la movilidad y así volviera a caminar. 

“Terapias, vitaminas, medicamentos, amor y mucha paciencia, se volvieron el día a día de mi vida y de toda mi familia que se involucró en la causa de sacar al Piojito adelante”, escribió Tabares en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con la mujer, al perro le costó dominar su primera silla de ruedas, pero después de un año superó todas sus dificultades y ahora puede caminar y jugar con otros perros.

“Así pasó el tiempo, hasta que un día, en un descanso de su silla de ruedas, el Piojito nos sorprendió con esto. Salió disparado a jugar con sus hermanos”, contó Tabares en otro trino, que acompañó con un video en el que se ve al animal corriendo en un patio.

La historia se volvió viral y el video de la recuperación de Piojito ya tiene más de 260.000 reproducciones en Twitter.