Sin embargo, el animal aterriza en la cabeza de la pequeña y esto genera que la niña se asuste y empiece a correr en círculos.

El águila la persigue tratando de poner sus garras en su cuerpo, pero no lo consigue y la alcanza a arañar.

La madre, al ver a su hija en esa situación, se acerca a ayudarla, pero se le sale una notable sonrisa.

El video se volvió viral y generó varias opiniones contra la mamá y el cuidador del águila porque consideran que ambos no actuaron de la mejor manera y expusieron a la menor a un peligro, indicó el diario mexicano Excélsior.

Por ahora, se desconoce si el animal le causó graves lesiones a la niña en el rostro.