Aia, que es entrenadora personal y, además, hizo parte del ejército israelí, no se dejó intimidar del pervertido y corrió hacia él para enfrentarlo. En entrevista con Patch.com, un portal local de Cambridge, ella recordó que le preguntó su nombre y lo agarró del brazo mientras le pedía a la comunidad que llamara a la policía.

Lastimosamente, con lo único que Aia se encontró fue con indiferencia: ninguno de los deportistas que escuchó su ruego para llamar a las autoridades la ayudó. Ante esto, según su relato, ella misma se comunicó con la policía.

La mujer indicó al portal que el pervertido aprovechó ese momento para escaparse. Ahora, las autoridades revisan las cámaras de seguridad para identificar al hombre y dar con su paradero.

Estas son las imágenes del momento en que Aia enfrenta al pervertido: