A la mujer se le ocurrió ese sabor hace alrededor de un año, cuando se llevaba a cabo la Feria Internacional del Cuy, en la provincia de Imbabura, informó el periódico Qué!.

Aunque al principio ella intentó hacer el helado usando el cuero “machacado” del animal, no obtuvo buenos resultados. Luego, según el diario, “trató con el cuy al asado”, pero “el sabor no era lo esperado”. Al final, se dio cuenta de que lo mejor era cocinar la carne entera en agua.

De acuerdo con el testimonio de María del Carmen a ese medio, el roedor se debe cocinar durante 2 horas “hasta que se reduzca el líquido a unos 15 mililitros”. Después, se deja enfriar y se licúa hasta que quede “como un paté”.

La ecuatoriana, que también vende helados de escarabajos y hongos, añadió al mismo diario que ese licuado lo mezcla con algunas frutas, como el lulo y la maracuyá, y luego sigue el proceso normal en la elaboración de helados.

CBS News, medio estadounidense que conoció la historia de María del Carmen, señaló que los conos cuestan un dólar (alrededor de 3.400 pesos) y que cada semana ella vende cerca de 150 porciones.