El empleado destruyó la Range Rover de su jefe, una camioneta avaluada en 80.000 libras esterlinas (338 millones de pesos) y luego destrozó un camión de la compañía, informó Daily Mail.

Un video que circula en redes muestra que entre varios trabajadores detuvieron al sujeto y lo bajaron a la fuerza de la excavadora. “Sé que estoy en problemas; me importa una mie%&@”, manifestó el hombre, de acuerdo con el diario británico.

La hija del obrero criticó ese trato e incluso manifestó que, supuestamente, su padre terminó con las costillas rotas. “Él sabe que se equivocó, pero podrían haberlo tratado de mejor manera”, dijo la joven, según recogió el mismo medio.

A continuación puedes ver 2 videos de lo sucedido: