Ellos, igual que Timmy, son fanáticos de la lucha libre, así que mandaron a hacer una réplica del cinturón que la WWE les da a sus ganadores, informó CNN.

Los padres del menor se contactaron con un diseñador de cinturones para que él trabajara el obsequio y lo hiciera ver más real. Luego de que él aceptara, se lo enviaron desde Seaford hasta Washington. El paquete se lo dejaron en la puerta de su casa, pero desapareció de repente, indicó el medio.

Al revisar las cámaras de seguridad, el diseñador se dio cuenta de que 2 ladronas se habían llevado unas cajas de su vivienda. Ante esto, el hombre notificó a la policía y contó la historia en varios medios de comunicación locales, agregó la cadena de noticias.

Tras enterarse de que habían robado el regalo para un niño enfermo, las ladronas lo devolvieron, igual que otras cosas que hurtaron. Ellas, además, dejaron una nota con la que se disculpaban.

“Lamentamos muchísimo haber tomado sus cosas. Ni en un millón de años habría esperado robarle a un niño de 5 años. Yo tengo un niño de 6 años y estoy avergonzada de lo que hice”, decía la carta, y luego agregaban lo siguiente:

“La vida nos ha dado varios altibajos; somos personas que no tienen casa y estábamos tratando de hacer dinero fácil. Nunca quisimos robarle la esperanza a un niño”.

Al final, reiteraron que se sentían apenadas y que si bien merecían “todo el odio del mundo”, les pedían a sus víctimas que encontraran “el perdón en su corazones” para que las perdonaran.

El diseñador, identificado como Sergio Moreira, aseguró a CNN que las ladronas hablaron con él tras lo ocurrido y que, por “la expresión de sus caras”, se dio cuenta de que ellas “estaban muy, muy tristes”.

El les manifestó que no las denunciaría, siempre y cuando ellas buscaran ayuda para salir adelante, concluyó el medio.

A continuación puedes ver el video del robo: