De acuerdo con el medio Manchester Evening News, la tableta quemó las sabanas de la cama y alcanzó a afectar parte del colchón y los resortes. 

Los padres del niño avisaron al Servicio de Bomberos y Rescate de Staffordshire, que llegaron a la vivienda y controlaron la situación. 

Según los bomberos, la tableta fue puesta a cargar a las 9:00 p.m., se sobrecalentó y se quemó durante toda la noche. 

Las autoridades indicaron que el niño tuvo mucha suerte de que no se quemara porque estaba a pocos centímetros del dispositivo. 

Ante este hecho, los bomberos recomendaron no cargar estos aparatos en superficies potencialmente inflamables, como camas o sofás. 

Por ahora, Samsung no ha entregado una explicación sobre este caso.