La crítica la hace la autora de una nota en el portal británico Unilad, que refuerza el mal gusto de quien propuso, porque la piedra central de diamante es, por ejemplo, más pequeña que el grueso de la argolla.

La columnista critica además el hecho de que probablemente a la vaca no le pareció tan “romántico” tener una argolla apretándole la ubre, “una prueba más de que no se deben mezclar los negocios con el placer”.

Algunas de las reacciones de personas en redes sociales, luego de que la futura esposa publicara la foto de la vaca con el anillo, fueron generalmente de rechazo o de burla, como estas:

“Yo creo que después de recibir el anillo brindaron con una botella de leche”.

“Así serán de gordos los dedos de la novia, si la teta de la vaca cupo en esa argolla”.

“Debe haber mejores formas de ‘chicanear’ con que trabaja en una granja lechera”.

“Es lo peor que he visto en mi vida, y eso que he visto la serie ‘Friends’ seis veces”.

“Una acción reprochable, pero felicitaciones, de todas maneras”.

Quien escribe la nota dice que pensó que lo había visto todo en materia de propuestas de matrimonio, empezando por la torre Eiffel y otros sitios románticos, pero esto para ella fue el colmo.