En entrevista con ABC News Australia, el hombre contó que ha pescado durante los últimos 30 años de su vida, y esta es la primera vez que atrapa un pez tan enorme; en el pasado, el más grande había sido uno de 19 kilos.

Ed, que al principio creyó que se trataba de un bacalao, agregó al mismo medio que este pez era mucho más grande en comparación con otros que ha llevado a su barco:

“A menudo, atrapamos [emperadores rojos] de 8, 10, 12 kilos… pero, en definitiva, este es un monstruo. Es una cosa única en la vida”.

Debido a esa unicidad, el australiano lo donará a la ciencia, en vez cocinarlo o comercializarlo: de acuerdo con el mismo portal, se quiere determinar la edad de este emperador rojo para saber cuánto tiempo podría vivir un pez de esa especie.

“No queremos que algo así se desperdicie”, concluyó Ed.