De acuerdo con la BBC, que cita la televisora local RTV Drenthe, el mayor de los hijos, de 25 años, se escapó de la vivienda y se dirigió a un bar.

En el establecimiento, el joven pidió unas cervezas y les confesó a los empleados las precarias condiciones en las que vivía su familia, indicó el medio inglés.

Inmediatamente, los hombres llamaron a la policía y reportaron el caso.

“Nos encontramos con 6 adultos, les estamos dando apoyo y atención. El propietario del edificio no quiso cooperar con nuestra investigación, por lo que fue arrestado. Se trata de un hombre de 58 años. Todos los escenarios siguen abiertos y no podemos dar más información”, escribió las autoridades en su cuenta de Twitter.  

Por su parte, Chris Westerbeek, dueño del bar, describió al mismo medio cómo fue el encuentro con el extraño sujeto.

“Tenía el cabello largo, una barba sucia, vestía ropas viejas y parecía confundido. Dijo que nunca había ido a la escuela y que no había ido a la barbería en nueve años”, afirmó Westerbeek.

El medio holandés indicó que el grupo familiar estaba oculto en el sótano a la espera del “final de los tiempos”, aseguró el medio británico.

Por ahora, es un misterio el paradero de la esposa del hombre capturado y es buscada por la policía.