En la imagen, tomada en un restaurante de Kentucky y compartida en Facebook, la adolescente también aparece luciendo un buzo blanco con una franja de color anaranjado, amarillo, verde y azul.

Kimberly Alford, madre de la joven, le contó a WHAS-TV (afiliada de ABC News) que justo después de esa publicación ella recibió un correo en el que la Academia Whitefield le notificaba la expulsión de su hija, identificada como Kayla Kenney.

La mujer agregó al mismo medio que Bruce Jacobson, director de la escuela, adjuntó la foto de Kayla y le dijo que esta demostraba “una postura de moralidad y aceptación cultural contraria” a la filosofía de la institución.

De acuerdo con el testimonio de Alford, Jacobson también le advirtió que “la promoción, celebración o cualquier otra acción y actitud” contraria a los principios de su escuela no sería tolerada.

La mamá de Kayla admitió durante la entrevista con WHAS-TV que el reglamento de la Academia Whitefield señala que esta puede admitir o expulsar a cualquier joven cuyo comportamiento vaya en contra de su filosofía; sin embargo, también manifestó que la escuela se basó en una “suposición basada en la ropa y el pastel” para echarla.

Alford añadió que ella misma ordenó el pastel, que solo quería que este tuviera varios colores y que en ningún momento especificó que estos fueran los del arcoíris.

A través de un comunicado, conocido por el mismo medio, la escuela se defendió diciendo que supuestamente la joven violó el código de conducta estudiantil “en numerosas ocasiones durante los últimos dos años”.