Empleados de la aerolínea Aeroflot le explicaron al hombre que su gato, llamado Viktor y con un peso de 10 kilos, excedía los límites permitidos por la compañía, de ahí que el animal tuviera que viajar 8 horas en la bodega de equipaje, informó BBC.

Ante esa negativa, Mikhail ingenió un plan para volar con su gato al lado: a través de redes sociales, consiguió un gato de aspecto similar a Viktor (pero con menos peso) y en el ‘check-in’ lo hizo pasar por su mascota, indicó la cadena de noticias.

Luego de pasar el control de peso, devolvió el gato prestado y abordó el avión con Viktor, señaló el mismo medio. La historia se viralizó después de que Mikhail compartiera dos fotos donde aparecía con su gato en la aeronave, y fue así que la aerolínea se dio cuenta del engaño.

Aeroflot decidió castigar al ruso eliminándolo de su programa de viajero frecuente y quitándole todas sus millas acumuladas (alrededor de 400.000), reportó Unilad.

En una publicación de Facebook, el hombre manifestó que si bien entendía por qué hay restricciones para viajar en con mascotas pesadas en aviones, propuso que las aerolíneas les dieran alternativas a los pasajeros para hacerlo, sobre todo si se tiene en cuenta sí hay casos cuando se puede (animales de apoyo, por ejemplo).

A continuación, las fotos de Mikhail viajando con Viktor: