Marie-Helene, administradora de la discoteca, le contó a La Depeche que en ese momento había pocas personas porque ya estaban cerrando y, de repente, un empleado le dijo que debía atender un asunto “urgente”.

Al percatarse de lo que sucedía, la mujer llamó al servicio de urgencias de Francia y expertos le dieron instrucciones de cómo debía proceder, agregó la mujer a ese diario local.

La encargada también recordó que en ese momento la joven, de quien no se reveló el nombre, “no entró en pánico”, sino que solo estaba “preocupada”. Al final, según su relato al medio, “el bebé salió solo y en buena salud”.

Marie-Helene añadió al mismo periódico que fue un “cierre excepcional” de la discoteca gracias al nacimiento del bebé y al trabajo de su equipo ante esa situación, pues ningún trabajador tuvo “miedo”.

Al final, la mujer manifestó al medio que, por su inesperada llegada, al pequeño le darán entrada gratis de por vida a O’Club.