La nueva tendencia bautizada ‘zoombombing’ es una práctica invasiva en la que algunos usuarios interrumpen las reuniones e ingresan sin invitación, según The Verge. 

Zoom habilitará una función de Sala de espera y dos configuraciones de contraseña para los usuarios básicos y los profesionales con una sola licencia. También incluirá esta medida a las cuentas de educación K-12 que tienen límite de 40 minutos, explicó la empresa en su centro de ayuda.

Una de las modificaciones es que los usuarios van a requerir una contraseña para la identificación de una reunión personal (PMI) y otra contraseña para las reuniones que han sido programadas. 

Para reuniones programadas, la contraseña de la reunión estará en la invitación y en el caso de las reuniones instantáneas, la contraseña se mostrará en Zoom Client. 

“Esta configuración está diseñada para evitar que los participantes no deseados se unan a su reunión. Para la mayoría de los asistentes, el flujo de unión seguirá siendo el mismo, ya sea que se unan haciendo clic en un enlace en una invitación a la reunión o se unan a través de la integración del calendario de escritorio” informó Zoom en su publicación. 

Por otro lado, la incorporación de la Sala de espera permite que el anfitrión de la llamada controle el momento en el que un participante se une a la reunión. La plataforma también le da la posibilidad de administrar si desea que los participantes ingresen individualmente o todos a la vez, añadió la compañía.

Las nuevas modificaciones entrarán en vigencia a partir del 5 de abril.