Cerca de 4000 médicos, enfermeras y demás personal probarán el desempeño de este medicamento que data del siglo pasado. 

El director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Dr. Tedros Adhanom Ghenreyesus, aprobó un ensayo clínico controlado sobre la vacuna Bacille Calmette-Guerin (BCG).

Esta investigación fue realizada por especialistas del Instituto de Investigación Infantil Murdoch (MCRI) para determinar si el efecto de la respuesta inmune de la vacuna BCG puede proteger a los pacientes del coronavirus, debido a que se demostró que si funciona para virus similares, informó el centro de noticias RACGP.

“Este ensayo permitirá evaluar adecuadamente la eficacia de la vacuna contra los síntomas de COVID-19 y puede ayudar a salvar las vidas de nuestros heroicos trabajadores de atención médica de primera línea”, expresó la directora del MCRI según el mismo medio.

A pesar de que este medicamento originalmente se desarrolló contra la tuberculosis, y aún se administra a más de 130 millones de bebés al año para ese propósito, la vacuna de BCG también aumenta la inmunidad de los humanos, entrenándolos para responder a los gérmenes con mayor intensidad, agregó Racpg News.