Los científicos encontraron en la carne del pangolín dos variantes de coronavirus, similares en un 85.5 % y un 92.4 % al actual causante de la pandemia mundial. 

Además, uno de los microorganismos muestra proteínas, que usa para adherirse a las células, muy similares a las del SARS-CoVID-2, el patógeno responsable del COVID-19, según informó Gizmodo. 

Según el informe de Nature, el estudio revela que estos mamíferos son una fuente permanente de coronavirus potencialmente peligrosa y advierte que si esta práctica ilegal no se detiene, las infecciones en seres humanos seguirán siendo un problema.

El pangolín es el mamífero más traficado del mundo, debido a que en países como China o Vietnam su carne es altamente apetecida y sus escamas son utilizadas como ingrediente medicinal para la elaboración de tratamientos para el asma, el reumatismo o la artritis, agregó una publicación de National Geographic.

Las especies asiáticas están prácticamente al borde de la extinción después de años de caza ilegal, en particular el pangolín malayo (Manis javanica) y el pangolín chino (Manis pentadactyla), añadió el mismo medio.

El estudio fue realizado por investigadores de varias universidades en China y Australia. Los resultados se publicaron en Nature Reseach Journal, un semanario internacional de ciencia e investigación sobre la naturaleza.