La red social se está “preparando activamente para apoyar la transición de las cuentas institucionales de Twitter de la Casa Blanca el 20 de enero de 2021″, dijo el portavoz Nick Pacilio a Politico en un correo electrónico. El proceso se está realizando en consulta con el Archivo Nacional, tal como se hizo en 2017, dijo.

Como parte del traspaso se archivarán todos los tuits existentes en @POTUS, así como en @FLOTUS (la cuenta de la primera dama), @VP (la de la Vicepresidencia) y otras cuentas oficiales. Las cuentas luego se restablecerán en cero tuits y se transferirán al nuevo ocupante de la Casa Blanca ese día.

Trump, que aún no ha admitido su derrota del 3 de noviembre, usó Twitter para ayudar a construir su marca política y, más tarde, ejercer el poder de la presidencia, aunque para ello usa principalmente su cuenta personal, @realDonaldTrump, cuyos 88 millones de seguidores eclipsan a los 32 millones de @POTUS.

La cuenta oficial se ha usado en gran medida para retuitear la cuenta personal de Trump, así como la de la Casa Blanca y otras cuentas oficiales.

El hábito frecuente de Trump de anunciar abruptamente decisiones y nuevas políticas en la red social ha dado lugar a críticas de larga data respecto de gobernar a golpe de tuit.

Pero Twitter también ha estado bajo presión, sobre todo en los meses recientes, para que limite el uso de la plataforma por parte del presidente para difundir información errónea y teorías conspirativas, lo que también le ha acarreado críticas. Esta semana, el senador Ted Cruz regañó al director de la red social por lo que consideró un favorecimiento a Biden durante la campaña electoral.

Desde las elecciones, la red ha puesto etiquetas de advertencia en muchos tuits de Trump en los que continúa insistiendo, a pesar de la evidencia en sentido contrario, que ganó la elección y que la victoria de Biden se debe a un fraude masivo.

Biden, por su parte, es un usuario de Twitter mucho más mesurado. Ha enviado menos de 7.000 tuits a sus 19 millones de seguidores, en comparación con los 58.000 de Trump.