La sugerencia del motor de búsqueda de la red social resulta ser un nuevo episodio de su discordia con el mandatario estadounidense, que allí tiene más de 80 millones de seguidores, aunque hay dudas sobre cuántos son reales.

Analistas señalaron que el resultado se produce porque opositores de Trump lo han calificado de racista en sus trinos, aunque la red social no confirmó ni negó que eso fuera correcto.

Pulzo
Pulzo

Trump se ha enfrentado a fuertes críticas por sus comentarios durante las protestas por la brutalidad policial, pero siempre ha rechazado que se lo calificara como racista.

¿A qué se debe?

Twitter ofreció escasas explicaciones, al señalar solo que sus algoritmos de búsqueda reflejan lo que está sucediendo en la plataforma, lo que indicaría que es la asociación frecuente de los usuarios con el término ‘racista’ lo que lo posiciona allí.

Greg Sterling, editor colaborador del sitio web Search Engine Land, dijo que el resultado sugiere que “muchas personas están usando las palabras ‘racista’ o ‘racismo’ para responder o describir a Donald Trump, o hay un esfuerzo concertado para asociar la cuenta de Trump con esos términos “. También es posible que una gran cantidad de partidarios que defienden a Trump de los cargos de racismo también usen la palabra ‘racista’ en sus respuestas.

Sterling dijo que el algoritmo de clasificación de Twitter para tuits individuales “utiliza una variedad de señales, incluida la fecha en que se publicó el tuit, su relevancia (personalización), la participación del usuario con el tuit, la presencia de formatos enriquecidos (como video o imágenes) y otras muchas variables”.

Sin embargo, el analista señaló que en 2007, un esfuerzo concertado conocido como el “bombardeo de Google” pudo manipular los resultados de búsqueda del entonces presidente George W. Bush, para asociarlo con el término “fracaso miserable” en el motor de búsqueda hasta que se corrigió la falla.

Kjerstin Thorson, profesor de política y redes sociales de la Universidad Estatal de Michigan, dijo que comprender las razones de la asociación de Trump y el racismo requeriría un análisis detallado. Aunque señaló que “no es improbable que esto pueda ser una representación precisa de lo que la gente dice” en Twitter y que probablemente no sea un sesgo. “Las plataformas se han salido del camino para evitar cualquier apariencia de sesgo”, dijo.

En medio de una guerra con las redes sociales por lo que él considera censura a las voces conservadores, Trump firmó recientemente una orden ejecutiva pidiendo una mayor supervisión de las plataformas de Internet, una medida que podría resultar difícil de aplicar.