Debido a que uno de los principales síntomas del COVID-19 es la fiebre, este termómetro es usado en los supermercados, centros comerciales, aeropuertos, hospitales y otros lugares para monitorear la temperatura corporal de las personas sin que sea necesario el contacto directo. 

Sin embargo, un mensaje que se ha viralizado en Facebook, Twitter y YouTube asegura que estos dispositivos implican un riesgo para la salud.

“Yo me pregunto, cuántas veces en la semana vas al súper y te están radiando precisamente en la cabeza. Hoy te matan 1.000 neuronas, mañana otras 1.000, pasado mañana otras 1.000 y eso a la larga trae un sinnúmero de alteraciones con tu sistema nervioso central que controla tus automatismos y nunca vas a saber que fue por esa lamparita”, dice el mensaje, emitido por alguien que se presenta como “Dr. José Mena”, según informó AFP.

La recomendación que hace es que el dispositivo no sea usado sobre la cabeza, sino en el brazo para evitar estos supuestos daños. Sin embargo, al parecer, esta denuncia es falsa.

Para mayor claridad, los termómetros digitales con forma de pistola funcionan con un sensor infrarrojo que mide la temperatura corporal y no emiten energía. Es decir, contrario a lo que asegura este mensaje, no “radian”, sino que son receptores de señales externas, afirmó la agencia. 

Esa medición se transforma en una señal eléctrica que luego se refleja en la pantalla digital e indica la temperatura de la persona. El procedimiento suele durar pocos segundos.

Según el especialista, Antonio Estay, académico de la Universidad de Chile en el Departamento de Tecnología Médica, quien habló con AFP, esta clase de termómetros no representan el riesgo que los mensajes virales afirman.

Explica que el sensor del termómetro solo mide radiación electromagnética que emiten las personas, pero no la produce, agregó el mismo medio.