El dron es bautizado como Black Hornet 3,  es muy ligero, silencioso y capaz de transferir imagen en directo en HD. Además, puede volar en áreas sin cobertura GPS y adentrarse en edificios o cuevas, según Gizmodo.

Pesa solamente 33 gramos y cuenta con una autonomía de vuelo de hasta 25 minutos. También combina tecnología de infrarrojos con software de observación terrestre y puede sustituir a drones o robots de mayor tamaño.

El sensor militar del Ejército es una pequeña herramienta de conciencia situacional que ayudará a proporcionar videos en tiempo real e imágenes de entornos operativos.

La compañía FLIR Systems adjudicó originalmente un contrato de $ 39.7 millones con el servicio en enero de 2019 para suministrar Black Hornet 3, dijo Wells. Actualmente, la compañía está entregando esos sistemas para el campo para el Ejército estadounidense, según National Defense.

Según los informes, FLIR Systems comenzará las entregas del nuevo contrato a finales de este año.

“Anticipamos que este será un programa de varios años en el que se proporcionará capacidad al Ejército a través de … múltiples tramos”, agregó Interesting Engineering.