Pese al entusiasmo inicial por la nueva función de autodestrucción de mensajes por parte de WhatsApp, hay quienes han encontrado inconsistencias en esta opción.

Así lo expone FayerWayer cuando resalta que dentro de las principales fallas está la temporalidad de la opción: la caducidad será de siete días. Con ese margen de tiempo, los desilusionados críticos han tildado de “inservible” la herramienta.

Y es que siete días parece ser mucho, teniendo en cuenta que lo que se busca con la autodestrucción de los mensajes es su rápida eliminación.

Pero no todo se queda allí. Son cada vez más agudas las comparaciones que los usuarios hacen con la plataforma Telegram, que brinda a los cibernautas la posibilidad de programar el tiempo de autodestrucción de los mensajes, además de otros beneficios, como restringir las capturas de pantalla.

Cabe decir que, al tratarse de una función nueva, no sería raro que WhatsApp decida corregir estos detalles.