Al parecer, el ojo humano tiene un potencial eléctrico que les permitió a los científicos crear un sistema basado en los movimientos que hacen las personas cuando miran de un punto a otro. Es decir, al parpadear dos veces, los ojos crean una señal eléctrica que llega a los lentes para que enfoquen un punto en específico, según Gizmodo.

Este artefacto funciona independientemente de si el usuario puede o no ver, pues se activa simplemente, como ya hemos mencionado, con el movimiento de los ojos. Por lo tanto, es posible que en un futuro esta tecnología sirva para crear prótesis visuales y anteojos ajustables, mencionó el mismo medio.

Lo mejor de estos lentes es que no necesitan de ninguna batería o cable para cargarlos, simplemente funcionan por medio de señales biomiméticas que mandan los ojos a los lentes blandos, informó Cnet.

Según los científicos, estos lentes pueden alcanzar un zoom de hasta el 32%. Sin embargo, esto podría cambiar y aumentar con el tiempo ya que por ahora es solo un prototipo.