El video lo publicó el diario Q’Hubo, este miércoles, y dijo que las personas que participaban de la fiesta eran hombres que acudieron a una citación que se hizo a través de redes sociales.

La Policía inspeccionó las maletas que llevaban algunos de los asistentes, y allí se observa que al abrir una bolsa encuentran varios juguetes sexuales, entre consoladores y lubricantes.

Un joven que fue interrogado les dijo a los policías que les iba “a hablar con la verdad”, y les contó que el ingreso costaba 10.000 pesos, que la cerveza la vendían a 3.500 pesos y que los preservativos costaban 1.000 pesos.

En un mensaje que tenía en su celular se lee que la promesa era una “rica y sensual ‘orgy-party’ (sic)”, y que los invitaban a un “encuentro sensual y de morbo placentero” al que debían llevar toalla y llegar “aseados”.

Pero la rumba se les dañó, la Policía se llevó los juguetes y el alcalde de Cali anunció sanciones para ellos por no respetar la medida de aislamiento y porque, dijo, al parecer había personas portadoras de coronavirus.

De hecho, a uno de los asistentes lo tuvieron que sacar en ambulancia, pues según el alcalde Jorge Iván Ospina al ser testeado presentó fiebre.

“Los irresponsables fueron capturados”, aseguró Ospina, motivo por el que la Fiscalía contempla la posibilidad de enviarlos a prisión.