“Fui al hospital, pero como fue un accidente de tránsito, no me hicieron radiografías o exámenes a fondo para ver si tengo alguna lesión grave porque no presenté el Soat del vehículo”, detalló la víctima del choque, en diálogo con el diario Vanguardia de Santander. 

El ciclista aficionado, quien fue atropellado en la vía San Gil-Curití (Santander), apuntó a ese medio que esperará y se hará los exámenes que le fueron negados, con el fin de volver a sus entrenamientos.

Dijo que su agresor lo cogió entre ceja y ceja después de que intentó adelantar en doble línea a un camión y en la maniobra se topó con él. Aparentemente, el ciclista tocó con su brazo uno de los espejos del sujeto y allí la emprendió en su contra, añadió en esa publicación. 

Ahí el del carro se fue a perseguirme, paramos con mis compañeros, pero él quería llevarse la bicicleta en pago por el daño del carro y yo me asusté y me fui; él se fue a perseguirme y me alcanzó ya entrando al pueblo (Curití) y me echó el carro encima”, manifestó Vargas a ese periódico. 

Señaló, en conversación con Caracol Radio, que la Policía detuvo al conductor en la entrada de ese municipio de Santander, pero que “lo dejaron ir y no respondió por nada”. 

Finalmente, indicó en esa emisora, que está recuperándose de las heridas y que guarda reposo, pero que está preocupado porque ya se acercan las competencias nacionales aficionadas y su bicicleta (y herramienta de trabajo) quedó totalmente destruida.