Algunas horas después de que se conociera la misiva, las familias reaccionaron a esas palabras en Noticias Caracol.

Jhon Jairo Hoyos señaló que aceptan “el perdón por la paz y por la tolerancia en Colombia para que más familias no pasen por este dolor de ver muertos a sus seres queridos”, mientras que Sebastián Arismendi opinó que es un “acto necesario par el camino del perdón y la reconciliación”.

Pero aunque las familias sienten que es un gran paso después de casi cuatro años de la firma del Acuerdo de Paz, otros creen que falta mucho mientras no se conozca la verdad.

Sigifredo López, quien fuera el único sobreviviente del secuestro y asesinato de sus compañeros, reclamó:

“No basta que se reconozcan como lo que fueron. Es necesario que digan la verdad plena e integra, porque la verdad es la única medida de reparación que esperamos las víctimas. No la jugamos por la paz, los hemos perdonado, pero esperamos que cumplan con el requisito de la verdad”.

Justamente, por este hecho, el Consejo de Estado condenó a la Nación, al Ministerio de Defensa y a la Policía Nacional a pagar 23.000 millones de pesos, al hallarlos responsables del secuestro, en 2002, de los 11 diputados del Valle. Esto hará parte de la indemnización a las familias que en 2007 se enteraron de su asesinato mientras estaban en cautiverio, informó CM&.

Por su parte, el Gobierno lo primero que destacó de esa declaración es que llamen al secuestro por su nombre y dejen de utilizar el término “retenciones”, como lo hicieron hace pocas semanas.

El alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, destacó en ese mismo informativo que “utilicen la palabra secuestro y reconozcan que incurrieron en ese grave delito”, pero estuvo de acuerdo en que a la Farc le faltan muchos pasos por dar.

El funcionario se refirió a la carta y dijo que “Colombia la recibe y hará una valoración de ella, pero no es suficiente”, pues les exigió que no deben ser 8 los que hablen sino que todos deben hacerlo individualmente ante la Jurisdicción Especial para la Paz, que fue el tribunal que se creó para ello.

Por su parte, el analista Álvaro Forero indicó en el Voz Populi, de Blu Radio, dijo que la relevancia a este acto de pedir perdón también está en que “la guerrilla tuvo en jaque al Estado, por 5 años hizo lo que quiso y realmente no se le pudo derrotar”.

El experto dijo que el país espera esa verdad a cambio de darles cosas como los beneficios de estar en el Congreso, aunque no desconoció que falten más cosas como la reparación y la individualización de algunos crímenes, “pero el reconocimiento de las Farc a que fue un gran error lo del secuestro es importante porque esos recursos los motivaban la búsqueda de recursos y razones políticas”.

“Esa era su manera de llegarles a ciertas élites porque en la guerra solo mueren humildes”, puntualizó Forero y aplaudió que lo más importante era “extirpar el delito”, lo que sí se logró porque las Farc dejaron de secuestrar.